En que creemos

Toda Organización Eclesiástica tiene una creencia a seguir, nuestra Iglesia sigue estos puntos presentados en esta sección, acompañe y conozca en que creemos…

En un solo Dios, eternamente subsistente en tres personas: el Padre, el hijo y el Espíritu Santo, Dt 6.4; Mt 28.19; Mc 12.29.

En la inspiración verbal de la Santa Biblia, única regla infalible de fe normativa para la vida y el carácter cristiano, 2 Tm 3.14-17.

En el nacimiento virginal de Jesús, en su muerte vicaria y expiatoria, en su resurrección corporal entre los muertos y su ascensión victoriosa a los cielos, Is 7.14; Rm 8.34; Hch 1.9.

En la pecaminosidad del hombre que lo destituyo de la gloria de Dios, y que solamente el arrepentimiento y la fe en la obra expiatoria y redentora de Jesús Cristo y que es El que nos puede restaurar a Dios, Rm 3.23; Hch 3.19.

En la necesidad absoluta del nuevo nacimiento por la fe en Cristo y por el poder actuante del Espíritu Santo y de la palabra de Dios, para volver al hombre digno del reino de los cielos, Jo 3.3-8.

En el poder sobrenatural de Dios por intermedio de nuestra fe, manifestándose en curas , sanidades y milagros, así como sucedió en la época que el Señor estuvo en esta Tierra suceden hoy en la Actualidad Mt 24.35, Jn 14.12, Hb 11.6

En el perdón de los pecados, en la salvación presente y perfecta y en la eterna justificación del alma recibidos gratuitamente de Dios por la fe en el sacrificio efectuado por Jesús Cristo a nuestro favor, Hch 10.43; Rm 10.13; 3.24-26; Hb 7.25; 5.9.

En el bautismo bíblico efectuado por inmersión del cuerpo entero una sola vez en las aguas, en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, conforme lo determino el Señor Jesús Cristo, Mt 28.19; Rm 6.1-6; Cl 2.12.

En la necesidad y en la posibilidad que tenemos de vivir una vida santa mediante la obra expiatoria y redentora de Jesús en el Calvario, a través del poder regenerador, inspirador y santificador del Espíritu Santo, que nos capacita a vivir como fieles testimonios del poder de Cristo, Hb 9.14; 1 Pe 1.15.

En el bautismo bíblico con el Espíritu Santo que nos es dado por Dios mediante la intersección de Cristo, con la evidencia inicial de hablar en otras lenguas, conforme a su voluntad, Hch 1.5;2.4; 10.44-46; 19.1-7.

En la actualidad de los dones espirituales distribuidos por el Espíritu Santo la Iglesia para su edificación conforme a su soberana voluntad, 1 Co 12. 1-12.

En la segunda venida pre milenial de Cristo, en dos fases distintas. Primera – invisible al mundo, para arrebatar a su Iglesia fiel de la tierra, antes de la gran tribulación; segunda – visible y corporal, con su Iglesia glorificada, para reinar sobre el mundo durante mil años, 1 Ts 4.16,17; 1 Co 15.51-54; Ap. 20.4; Zc 14.5; Jd 14.

Que todos los cristianos comparecerán ante el tribunal de Cristo, para recibir la recompensa de sus hechos en favor de la causa de Cristo en la tierra, 2 Co 5.10.

En el juicio venidero que recompensará a los fieles y condenará os infieles, Ap. 20.11-15.

En la vida eterna de gozo y felicidad para los fieles y de tristeza y tormento para los infieles, Mt 25.46.